Una bruma


La espiral sobre mi cabeza, girando lentamente como la bruma que se cernía sobre la ciudad, resultaba casi hipnótica ante el panorama que me envolvía.

Nunca es fácil ¿volver? hacia atrás, aunque esta vez se sucedía con menos escozor y pesadez que otras veces pasadas. Tal vez la ruptura de la comodidad era, redundantemente hablando, lo que más me incomodaba. Tal vez era repensar la que fuera la rutina de tanto tiempo.

Un viejo vaso apagó la distracción del momento y mis dedos dejaron de golpetear la mesa.

Al final, el humo, la bruma, se dispersa.

noir.jpg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Narraciones, Nekrocow y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s