Historia de un heliótropo

Heliótropo que deshojó un romántico.
Romántico que al viento soltó pétalos.
Pétalos que pavimentaron un rito.
Rito que aplastó anárquicos sueños.
Sueños que visceralmente añoraban libertad.
Libertad que una mujer parió en un sucucho.
Sucucho que a los brazos del mundo entregó un alma.
Alma que vagó por el mundo, en búsqueda.
Búsqueda que forjó una vida a base de martillo.
Martillo que simbolizó de lucha un gran esfuerzo.
Esfuerzo que fuera plasmado brillantemente en un libro.
Libro que a la repisa permitió acercar una niña.
Niña que iluminó la noche con sus ojos.
Ojos que se posaron sobre un heliótropo.

heliotropo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Nekrocow, Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s