La Decadencia de la TV

A continuación les acerco una traducción propia (no voy a negar que un par de amigos brasileños me aclararon un par de dudas je) sobre una carta abierta del actor brasileño Wagner Moura, sobre el programa “Pánico en la TV”, y fue publicada en globo.com. Traté de “suavizar” algunos términos (mamita querida… ¡los insultos son tan abarcativos que cuesta traducirlos!) que me parecía que podían ser innecesariamente ásperos y dejé algunos otros, muy vulgares, pero que son bien claros sobre lo que se está hablando. A mi me gusta hablar “educadamente”, pero hay cosas de las que hay que hablar con nombre y apellido.

Bueno, sin más preámbulo, los dejo con esta manifestación de un ser humano que está cansado de ver qué tan bajo a caído la humanidad:

El Actor Wagner Moura

Cuando salía de la ceremonia de entrega del premio APCA, hace dos semanas en Sao Paulo, se me acercó un muchacho medio embobado. Él dijo que me amaba, llegó a darme un beso en el rostro y me pidió una entrevista para su programa de televisión en el interior. Aún teniendo el taxi que me esperaba con la puerta abierta, pensé que sería una grosería irme y negar la entrevista, que de alguna manera podría ayudar al chico, no sé, soy de la época de la gentileza, del “muchas gracias” y del “por favor”, creo en los seres humanos y todavía soy canceriano y de Bahía, es decir un tonto total. Me preguntó un par de boberías, y yo le respondí, cuando de repente apareció otro presentador del programa con la mano embadurnada de gel, la pasó por mi cabeza y se quedó mirando a la cámara riendo. Fue tan surreal que al principio no lo creí, después me fui dando cuenta que estaba siendo parte de un programa de TV, de esos que joden a las personas. En ese momento pensé, como cualquier hombre que sufre una agresión, darle una paliza al chico, pero inmediatamente entendí que era eso mismo lo que él quería, y entonces me golpeó una profunda tristeza ante la condición humana, y todo lo que conseguí fue suspirar algo como “que cosa horrible” (el horror, el horror), dar la espalda y entrar en el coche. Aun así, fui perseguido por ellos. No satisfecho, el muchacho abrió la puerta del taxi después de que ingresé, traté de volver a cerrar, y puso su pierna, una cosa horrorosa, incluso violenta. Tuve intención de decir: chico, estás loco, respétame, ¡soy un padre de familia! Pero me mantuve en silencio, como en un asalto, donde reaccionar es peor.

El taxi se fue. En el camino, pensé en el fondo del pozo al que llegamos. Dios mío, ¿será que alguien realmente piensa que joder a los otros es gracioso? ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Tirarle excremento a las personas? ¿Atacar a los incautos con palos para el deleite sonriente del telespectador? Comparto mi indignación porque sé que preocupa a muchos; a las personas públicas o anónimas, que no coinciden con este circo de horrores que es, por ejemplo, que una emisora de TV se pase el día ENTERO mostrando las imágenes de la niña Isabella (se refiere a la morbosidad de las imágenes mostradas). Estamos bestializándonos, idiotizándonos. ¿Qué pasa por la cabeza de un sujeto que tiene como profesión jugar a joder a los demás? Es la espectacularización de la estupidez. Amigos, ¡la mediocridad es amiga de la barbarie! Y la cuestión está fea.

Lo digo con la conciencia de quien nunca jugó el juego tonto de la celebridad. No soy una celebridad de nada, soy actor. Entiendo que aparezco en la televisión de las personas y me gusta cuando alguien viene a decirme que le agrada mi trabajo, así como le debe gustar al periodista, al médico o al carpintero que oye un elogio. Me gusta ser conocido por lo que hago, pero no puedo soportar la falta de educación. ¿El precio de la fama? Eso no me lo trago. Tuve un padre y una madre. ¿Tenían padres esos paparazzis que mataron a la princesa Diana? ¿Es periodismo eso? ¿Se puede tener respeto para con un sujeto que se esconde detrás de un árbol para fotografiar a un niño en el parque? Dos de ellos persiguieron a una amiga actriz, embarazada de ocho meses, a lo largo de dos cuadras. Ella se puso mal, y los muchachos seguían fotografiándola. ¿Perseguir a una embarazada? Ah, ¿pero que está reclamando? ¿No es famoso? ¡Entonces aguante! ¿Qué es esto, gente? Du Moscovis y Lázaro (Ramos) también han escrito sobre el asunto, y pienso que tiene, si, que haber alguna reacción por parte de aquellos que no están de acuerdo con alimentar esta payasada. Existe sí, gente inteligente que no le da prensa a las pavadas de las revistas y a las bajezas de los programas de televisión. Existe, si, gente que tiene otros valores, como mis amigos del MHuD (Movimiento Humanos Derechos), que están preocupados y combaten el trabajo esclavo, la prostitución infantil, la violencia agraria, los grandes latifundios, el calentamiento global y la corrupción. Hacer algo útil con esta vida efímera, sin nunca renunciar al buen ánimo. Hay, si, gente que piensa diferente. Y exigimos por lo menos no ser jodidos.

Al día siguiente, el muchacho del programa envió un correo electrónico a la oficina de la agencia que me representa disculpándose por, según sus palabras, la “cagada” que había hecho. Eso naturalmente no impidió poner la cagada al aire. Después de todo, le da más audiencia. Y contra la audiencia no existen argumentos. ¿Será así?

(Wagner Moura, en globo.com)

El texto original: http://oglobo.globo.com/cultura/meleca-no-atorleia-artigo-indignado-de-wagner-moura-apos-cagada-de-reporter-3615992

No le den rating a los programas de chusmerío y pavadas similares.

Que tengan un buen día.
Nekrocow

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Cultura, Para pensar, Personas destacadas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La Decadencia de la TV

  1. Patooooo dijo:

    El problema es que el objetivo comercial de un programa de TV es mantener a la gente frente a la tele, cuanto más gente haya, más rating y más plata de los auspiciantes, entonces, el contenido no es solo apuntado a las “masas” como si las masas fueran mediocres o tontas, sino atrapar a la mayor cantidad de gente de todo tipo con cuestiones básicas y banales, que puedan mantener pegado a cualquiera frente a la tele. Es por eso que las minas en bolas garpan. Desde el más bobo al más erudito hombre se queda enganchado viendo a una chica sexy bailando o mostrándose. También es por eso que un acto tan básico como enchastrarle la cabeza a alguien, sobretodo público, y reírsele en la cara genera una cierta atracción.

    El mercado no necesariamente manda… el mercado consume en gran parte lo que le dan, si no cómo se explica que se acepten cada vez más: programas mediocres, artefactos con poco tiempo de vida, zapatillas que cada vez duran menos, frutas y verduras con cada vez menos sabor, y un gran listado de etcéteras…

    De alguna manera hay que cambiar el sistema del rating, o bien esperar que las cosas empiecen a “tocar fondo” y “rebotar”…

    Saludos!

    • Nekrocow dijo:

      Pienso que el fenómeno de la mediocridad cultural se da por la mediocridad de la sociedad misma: Tal cual, hasta el más erudito se siente atraído por las estupideces que pasa la televisión, porque nadie se salva de la mediocridad humana que se vive hoy en día; en mayor o menor medida todos contribuimos con ella. Ésto se ve muy reflejado en los productos: Como las relaciones duran lo que un estornudo, nos acostumbramos más fácil a las heladeras de 3 años y los teles de 2. Las cosas son cada vez de peor calidad porque nuestra forma de pensar (en promedio) va hacia esa dirección. En una sociedad donde no tener que trabajar un día se festeja, o que “descansar” es sentarse a mirar la caja boba, no se pueden pretender grandes logros. Como bien decís, no es el mercado el que “baja línea” sobre qué consumir, es el público que da pie a que cualquier bazofia salga al aire. El mercado se limita a vender la basura que el televidente consume.

      Por mi parte, aunque tengo la TV a 1 metro, y tengo cable (si yo tuviera que pagarlo no estaría ahí jaja), prácticamente no miro televisión. Veo de vez en cuando, si hay alguien más viendo, como para no estar en una burbuja. Pero eso de estar viendo sin poder participar, para mí, no va más, no me atrae. Prefiero seleccionar lo que quiero consumir, cuándo lo quiero consumir e intervenir si así me parece (cuando es posible, claro). Aunque no me trago el cuento de que por eso estoy libre de la mediocridad reinante…

      Salirse de la inercia diaria es un trabajo individual, que puede ser entorpecido por la TV o cualquier otra cuestión externa, pero que depende de uno y sólo de uno resolver. Sin esfuerzo, no somos más que un pedazo de carne esperando que la muerte nos lleve.

      ¡Saludos!

  2. Jon Schutz dijo:

    Tremendo el artículo, por ser una mirada que estalla tras una experiencia concreta. A nivel teórico les recomiendo investigar sobre “La Escuela de Frankfurt”, que siguen un línea de estudio analizando el proceso de deterioro que propician los medios de comunicación al servicio del neoliberalismo.

  3. Lamentablemente eso es lo que produce rating. Los contenidos mainstream de la ‘caja boba’ (nunca estuvo tan acertado el término como ahora) no hace más que idiotizar a sus espectadores.

    En el caso de nuestra querida Nación tenemos a Tinelli y Cia., que tienen su programa principal (variantes de “Soñando por Desnudarse”), los programas que hablan del programa principal, y los programas que hablan de los programas que hablan del programa principal.

    Una lástima.

    • Nekrocow dijo:

      “Soñando por desnudarse” jajaja.

      La televisión está pensada para llegar a las masas. Por ende, tienen que disfrazar el mensaje que quieren transmitir con algo accesible y del nivel de esas masas. Lo triste, más que lo que hacen con programas como el ya mencionado, es lo que han hecho con canales como Discovery Channel, que ahora son como el MTV para cuarentones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s