Cambiando conceptos: Prerrogativas y Responsabilidad vs Derechos y Obligaciones

Save_the_World__by_Parithosh

El ser humano es el único ser con una capacidad inteligente y sensible tales y, por sobre cualquier otra cualidad, con libre albedrío. Dicha prerrogativa posiciona a su género por encima de cualquier otro conocido -a no malinterpretar, explico ésto más adelante-, debido a la complejidad única que presenta. De la prerrogativa nace la necesidad: Se tiene una prerrogativa, luego es necesario corresponder a ella, respetarla, actuar en consecuencia. Pensar lo inverso (que las necesidades dan derechos) es aberrante, ya que puede y ha sido utilizado como argumento para justificar las más grandes barbaridades, contrariando a la Ley de Correspondencia.

Nadie debería recibir algo que no está mereciendo, porque dárselo es ir en contra de toda lógica. A veces se nos otorgan facilidades que no merecemos con miras a que ascendamos hacia ese merecimiento, pero por regla general, si alguien quiere/anhela/aspira algo, debe hacer un movimiento, un esfuerzo para conseguirlo; de no ser así, el receptor pierde dignidad al recibir algo que no merece. Por ejemplo: Bernardo Kliksberg habla de qué pasa si no se atienden las necesidades urgentes económicas, pero hace hincapié a la vez en qué sucede si no se genera trabajo para quienes se está ayudando, es decir si no se los conduce a ser autosuficientes (http://www.pagina12.com.ar/especiales/archivo/bernardo_kliksberg/005-KLIKSBERG.pdf).

Todo poder que nos concede un conocimiento nos da libertad. Libertad para actuar de una u otra manera en función de esas puertas que nos abrió el saber. El conocimiento de nuestras prerrogativas es lo que hace que podamos hacer uso consciente de las mismas. Y ese uso que le demos tiene que ver con el grado de responsabilidad que practiquemos en nuestra vida. El decidir usar nuestra libertad para lastimar a otros o para ayudarse uno mismo y extender ese bien a los demás va en el grado de responsabilidad, de ubicación, que asumimos al obtener ese poder. Las prerrogativas no vienen solas: Se tiene libre albedrío, en correspondencia es necesario cumplir con ciertas responsabilidades que van como “letra chica” de ese privilegio. Esa responsabilidad implica dar al resto de todo lo que existe algo a cambio que nos haga merecedor de lo que podamos llegar a recibir o, en el mejor de los casos, para mantener ese merecimiento respecto de lo que ya hemos recibido. Ésto tiene que ver con cómo funciona el universo: Todo tiene que transformarse, cambiar, fluir, moverse, evolucionar; aquello que no se mueve, que no evoluciona, muere o se desintegra para servir a propósitos más útiles.

La idea de que el poder viene empaquetado con la responsabilidad no significa para nada que nos molestemos por el hecho de tener que dar algo a cambio. La responsabilidad implica consciencia de lo que se está haciendo, es asumir un deber con alegría, sabiendo de la importancia que tiene el hecho de corresponder al bien recibido. En contraposición se encuentra la obligación, que nada tiene que ver con la parte de sensible del hombre, y responde a una imposición indeseable, que muchas veces se evade o de la que se escapa si existe la posibilidad.

Otra situación muy destructiva, que se ve muy a menudo e in crescendo por todo el mundo, es la de reclamar cada vez más derechos y cumplir cada vez menos obligaciones. Éste pensamiento de holganza e inercia, que promueve la muerte mental, es lo que lleva a que las naciones se vengan abajo, por ejemplo, ya que la inercia y el capricho son síntomas de no pensar, y cuando hay muchos que no piensan siempre hay unos pocos que lo hacen tomados por la especulación, y se aprovechan de la ingenuidad y la ignorancia de esos conjuntos no pensantes. Es lo que vemos alrededor del globo cuando llegan las épocas de elecciones: Los más clientelistas, los que ofrecen las mejores “ofertas” políticas a nivel satisfacción de vicios a corto plazo, son los que tienen las de ganar; también vemos que la mejor propaganda es la que capta más mentes, y los menos iluminados terminan comprando la que más les nubla la mente. El que busca facilidades sin haber hecho esfuerzo antes, reclamando de brazos cruzados, es un engranaje más de la cultura de la autodestrucción en la que vivimos.

Éste cambio de paradigma que se plantea, dejar de reclamar derechos para empezar a observar prerrogativas, y asumir responsabilidades útiles en lugar de cargar con obligaciones depresivas, lleva a una postura diametralmente opuesta a la que abunda, por ejemplo, en los ambientes laborales (al menos en los más incultos). Pero no sólo puede aplicarse esta visión de las experiencias a lo económico, sino a cualquier plano de la vida donde se trabaje: Lo social, lo familiar, lo individual, etc. Esta postura se traduce en otra forma de ver las experiencias y en empezar a actuar con ansias de construir.

Otro de los grandes beneficios de empezar a pensar en términos de prerrogativas y responsabilidades tiene que ver con el trato que le damos al mundo y a la naturaleza. Los grupos extremistas buscan “humanizar” lo que no es humano, y ésto, naturalmente, desplaza al hombre de su posición y permite argumentar insensateces como que el ser humano es maligno o destructivo por naturaleza; la realidad, la naturaleza misma, nos demuestra con mucha elocuencia que lo que debemos hacer es ubicarnos en el lugar que nos corresponde como seres inteligentes, y reconocer la ubicación y rol de todos los otros seres -vivos o no- que nos rodean. Tratar al perro como perro y no como humano ni como basura es respetar su naturaleza, su rol animal; sentarlo a comer a la mesa o descargarse dándole patadas es no hacerlo. Ésto está relacionado con nuestra responsabilidad como seres con libre albedrío, que está directamente relacionada con ésta prerrogativa.

Que tengan un buen día,
Nekrocow

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía, Nekrocow, Para pensar, Salud y bienestar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s