La transparencia en las relaciones

CASO 1
A:- ¡Hola! ¿Por qué tenés esa cara?
B:- No, por nada… ¿viste lo de ayer blablabla?
A:- Si blablabla… pero ¿estás segura que no te pasa nada?
B:- Si, si, no me pasa nada…
A:- *Se imagina cualquier cosa*

————————————

CASO 2
A:- Y así es como hice ésto.
B:- Claro, entonces hacele blabla 1 y blabla 2.
A:- Si, pero le puse blabla 3 porque blablabla y…
B:- … Claro, pero no te olvides de hacerle bla bla 1 y bla bla 2.
A:- … ok. *se muerde la lengua*

————————————

CASO 3
No se me ocurrió nada para el tercer caso.

————————————

Supongo que la mayoría todavía estará descifrando qué quise poner más arriba. ¿Nunca les pasó que por no decir algo o por que no reciben respuesta a una pregunta, se empiezan a mover ciertos pensamientitos en la cabeza y el ambiente en el que uno está se empieza a transformar?

Recuerdo varias experiencias en las que, por cortedad o ignorancia en las formas, dejé de decir o plantear cosas, que pasado el tiempo me di cuenta qué me habían afectado en la conducta y que se transmitían al ambiente. De la misma manera me ha pasado que, por no tener suficiente información, llego a conclusiones erradas o la incertidumbre me pone nervioso, lo que se traduce en otro cambio de la forma de estar y de actuar.

Por eso escribo éste post, que tiene que ver con la transparencia en las relaciones: La importancia de que esté claro que es lo que está pasando por las mentes en una relación entre dos personas.

No es fácil, claro que no. Sin embargo, lograr entender al otro y hacerse entender son cuestiones cruciales a la hora de sustentar y proteger cualquier relación, sea con quien sea, en el trabajo, la familia o la amistad. Cuando uno entiende puede juzgar, puede actuar con conocimiento, puede ayudar. Cuando uno no entiende prejuzga, actua con miedo, destruye por ignorancia.

La pregunta que surge es ¿cómo hago para entender al otro? Ya lo decía Sócrates: “Conócete a tí mismo”. Por lógica, para entender a los demás primero hay que entenderse uno mismo: Saber quién se es, quién NO se es, dónde se está y dónde se quiere ir. Pero no nos vamos a explayar en éste asunto, tal vez en otro post. A través de ese conocimiento de uno mismo, de entender los mecanismos que hacen que uno funcione como funcione se puede seguir avanzando y, por analogía, ir conociendo como funcionan los demás. Después de todo, todos somos humanos ¿no?

Conociendo las situaciones que nos afectan y cómo, en función de las cualidades morales, sensibles, intelectuales que tenemos podemos ir deduciendo cómo podrían reaccionar los demás a determinadas situaciones y por qué. Eso nos brinda la posibilidad de adelantarnos a los hechos y entenderlos, de manera de poder ubicarnos según corresponda.

A medida que uno va aprendiendo a entender al otro se van abriendo puertas: Entre ellas la que consiste en saber cómo decir las cosas y saber cómo averiguarlas, cuando las circunstancias lo ameriten. Ésto implica no siempre esperar a que el otro me diga/de a entender todo lo que quiero/necesito saber, ni que adivine todo lo que estoy pensando o sintiendo. La cuestión es que haya transparencia en el ambiente, que cada uno diga lo que haya que decir, que esté claro que no se está ocultando ni obviando nada importante, que se extermine el azar de la situación.

Para poder mantener esa transparencia es importante ser discreto, sincero, tolerante, paciente, pero sobre todo tener siempre presente qué es lo mejor para uno y para la otra persona, por encima de cualquier otro objetivo que uno pueda tener. Esa intencionalidad hace que todo lo que uno haga esté cuidado por la buena intención.

Recapitulando (TL;DR):
– No tener en claro qué es lo que está pensando el otro, o guardarse cosas que es necesario transmitir lastiman las relaciones.
– Cuando uno entiende puede juzgar, puede actuar con conocimiento, puede ayudar. Cuando uno no entiende prejuzga, actua con miedo, destruye por ignorancia.
“Conócete a tí mismo” (Sócrates)
– Entenderse uno permite luego entender a los demás; esto es una clave a la hora de cuidar las relaciones.

Gracias por leerme.

Saludos,
Nekrocow

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nekrocow, Para pensar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La transparencia en las relaciones

  1. Bien, hay otro punto de vista que, casualmente, es en el que me encuentro generalmente: Se trata de que (y no es que me jacte de esto, simplemente se me da natural) no soy una persona muy misteriosa, esto que muestro, esto que se ve es mas o menos lo que hay, no hay mucho detrás de lineas en mi. Entonces cuando yo hablo con otra persona, rara vez interpreto, veo detrás de lo que me esta diciendo. Me educaron para respetar a los demás, escucharlos y valorarlos, sin menospreciar ninguna situación que este viviendo el otro porque lo que a mi me resulta fácil a otros puede que no. Entonces si yo pregunto si estas bien, me decís que si, te pregunto “seguro?” me decís si, entonces ahí se termino en mi cabeza al 100%. Capaz que algunos pensaran “chau, que grosa, que transparente, que sincera…” pero la verdad es que esto también te juega en contra. Cuando uno recibe una llamada telefónica de alguien que te llama para agradecerte por haber sido tan buen amigo, haber estado ahi siempre, etc etc etc y uno lo toma así, simplemente, sin darse cuenta de que es una despedida previa al suicidio… Se pone jodida la cosa. Generalmente tendemos a decir “no, no me pasa nada” esperando que el interlocutor insista y demuestre interés.
    También, mas alla de entenderse a uno mismo, que es fundamental, es entender que los demás no son nada que ver. Me parece que mas allá de entendernos, es desarrollar empatía. Podemos estar tratando con opuestos complementarios, gente completamente diferente a uno, COMPLETAMENTE. Ante las situaciones que se presentan podemos pensar “claro, seguramente que esto que esta pasando es porque tal cosa…” y nuevamente estaremos suponiendo pensando que estamos siendo empáticos, cuando en realidad estamos aplicando las mismas medidas que tomaríamos para alguien como nosotros y eso nos puede llevar a conflictos muy grandes. A veces simplemente hay que aceptar lo que el otro propone como ley, no intentar entender, justificar, eso si, pero después: no todos necesitamos lo mismo.
    Y es que el campo de las relaciones humanas es el mas complejo y mas importante de todos. Uns sabio contemporáneo dijo “podemos vivir sin saber cuantos satélites hay en órbita, nuestra vida no cambia en lo mas minimo por entender el funcionamiento de los quartz, pero no podemos vivir con paz si tenemos conflictos en alguna de las 5 relaciones humanas (jefe-empleado, padre-hijo, pareja, hermanos, amigos)”. Gracias

  2. Hay una cuestión fundamental en la dinámica de las relaciones en cuanto a las preguntas: el 90% de las veces al preguntante le importa un cazzo la respuesta que se de y responde solamente a un formalismo protocolar social.
    -Como andás?
    -Bien, bien.
    El mundo no está preparado para una respuesta distinta.

    • Nekrocow dijo:

      También observo esa actitud. Entiendo que se debe a no tener en claro por qué hacemos lo que hacemos, estamos muy malacostumbrados a hacer las cosas por fuerza de tradición, sin cuestionarnos si corresponde o no, o para qué lo hacemos. Forma parte del nivel de inconciencia en el que vive el grueso de la humanidad.

      La clave es empezar a observar esos momentos en uno e interrumpirlos, buscando esos por qués y decidiendo si uno quiere seguir o no con esas conductas, de forma fundamentada, para así poder propiciar una nueva cultura con el ejemplo.

  3. LaUl dijo:

    Que placer leer estas lineas que se escriben desde la reflexión y la observación, utilizando una de las capacidades mas valiosas de la inteligencia en el arte de aprender.
    He podido comprobar la holgura y seguridad con la que uno se mueve dentro de sus relaciones cuando previamente se ha esforzado día a día en conquistar esta “transparencia” de la que se habla. Esa tranquilidad que uno logra le da la posibilidad de disfrutar al cien por ciento de las relaciones y vivirlas conscientemente.
    Observo que comúnmente uno se dirige al otro con cierta incertidumbre, desconociendo lo que siente y piensa haciendo que la relación se convierta en algo superficial y artificial, o bien uno cree que conoce que sabe, pero muy pocas veces he visto que se recurra al diálogo para corroborar que no se está errado en el juicio.
    Inevitablemente “No tener en claro qué es lo que está pensando el otro, o guardarse cosas que es necesario transmitir (…).” es desgastar la inteligencia prejuzgando, librando al azar y a la imaginación las relaciones humanas.

    Gracias por este espacio.

  4. Kishkumen dijo:

    Yo creo que el humano, y lo puede decir cada uno de nosotros, tiene la necesidad de preguntar y obtener una respuesta, la cuál, generalmente no es la que queremos oír. En cualquier junta de amigos, reunión, conferencia, etc, va a haber preguntas y respuestas, debido al entorno, quizá sean bien respondidas o no. En el caso de la reunión de amigos, es un poco más destructiva, ya que cada día que pasa de nuestra juventud, nos volvemos más “pelotudos” aparentemente, porque casi cualquier cosa la respondemos con sarcasmo en vez de ir directamente a la verdad, y ese sarcasmo, es lo que daña las relaciones, casi anulando las ganas de seguir preguntando debido a las respuestas que podemos llegar a obtener.

  5. vane dijo:

    me gusta…porque es otro punto de vista que no tenemos en cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s