Lo que retienes sólo para ti lo pierdes, lo que das, es tuyo por siempre

El “Glifo del Donante”


discutir
(Dellat.discutĕre, disipar, resolver).
2. tr. Contender y alegar razones contra el parecer de alguien.

debatir(Dellat.debattuĕre).
1. tr. Altercar, contender, discutir, disputar sobre algo.
2. tr. Combatir, guerrear.

intercambiar.
1. tr. Dicho de dos o más personas o entidades: Cambiar entre sí ideas, informes, publicaciones, etc.

(Real Academia Españolahttp://www.rae.es/rae.html)

Según mis experiencias, el que discute difícilmente tiene buenos pensamientos para compartir. Si los tuviera perdería menos tiempo enfrentando y ganaría tiempo intercambiando. Las discusiones tienden a surgir por una lucha de pensamientos, donde aún con el pretexto de “encontrar la verdad” se cae en el enfrentamiento muchas veces inconsciente de razones opuestas. Discutir o debatir consiste en eso: Encontrarse en el conflicto, argumentar en función de un objetivo individual que reside en la imposición de un parecer personal. Muchas veces estos encuentros alteran las mentes en juego, produciendo sordera mental y un enfriamiento de la sensibilidad al punto de volverse indiferente al daño que se pueda producir en una relación por el mero hecho de debatir. Ésto lleva inclusive a expresar el malestar que producen de manera física, con síntomas como el incremento gradual del  volumen al hablar, el aumento de la temperatura corporal y la sudoración, nerviosismo/miedo expresado en el temblor de las manos, o hasta la violencia física, por mencionar algunos. No me alcanzan los dedos de las manos para contar la de veces que se terminó una situación así y me quedé muy insatisfecho, a pesar de lo que creía poder rescatar.

Intercambiar, por otro lado, tiene que ver con poner sobre la mesa lo que se piensa, siempre con respeto y tolerancia a lo que el otro diga, y con la intención no de convencer o persuadir, sino con un fin mucho más generoso: Brindar a los demás elementos de juicio que a uno le sirvieron, sin importar si los toman o no. Dos de los elementos claves del intercambio según lo entiendo son el Respeto -que consiste en valorar en su justa medida lo que uno piensa y no humillar, contradecir, negar ni ser indiferente al pensamiento ajeno- y el Afecto -que no significa agarrarse a los besos y los abrazos… sino ofrecer una parte de lo que uno es, de lo que uno siente, de lo que uno vive y de lo que uno sabe al otro, de manera generosa, sin mezquindad ni segundas intenciones, sólo por el simple hecho de querer tener esa sensación cósmica que se produce cuando uno se siente “cerca” del otro-. Estos elementos son para mí hoy elementos indispensables para tener cualquier charla que me permita sentir que estoy aprovechando el tiempo y que, al terminar, me deje la sensación de que di algo valioso y, por correspondencia, recibí algo valioso también, lo que se traduce en un sentimiento de Gratitud. “What you keep to yourself you lose, what you give away, you keep forever.”, “Lo que retienes sólo para ti lo pierdes, lo que das, es tuyo por siempre” (Axel Munthehttp://en.wikipedia.org/wiki/Axel_Munthe)

Hace poco logré lo que no había logrado en muchísimo tiempo fuera de la Fundación Logosófica*: Generar y sostener un intercambio con dos personas que, si bien nos conocemos poco, en la afinidad de ideas y en la afinidad de ideales uno va encontrando un vínculo sensible que muchas veces no encuentra con “amigos” de muchos años. Si bien hubo algunas “piedritas mentales” que se presentaron en ese encuentro, todos nos expresamos de una u otra manera más que satisfechos con el diálogo, porque la sensación que nos dejó fue muy agradable, se fortalecieron los vínculos más allá de que hayamos estado de acuerdo en varias cuestiones, nos cuidamos de no violentar esa interconexión generada.

* que es donde aprendí el concepto de Intercambio y que es la modalidad que prima en prácticamente todas las actividades que se realizan en la institución y entre estudiantes de Logosofía.

Así es que aquí me encuentro, luego de haber experimentado tantas experiencias de debate o discusión y en contraposición tantas de intercambio, con dos opciones para decidir qué paso voy a tomar en cada encuentro con los demás. Aprendí que lo que más importa de una conversación no es quién tiene la razón, sino qué trato recibe el vínculo que hay entre quienes la llevan adelante. Ésto me ha permitido, entre otras cosas, mejorar la relación con mis Padres de una manera fenomenal, algo que cuando uno no tiene un historial de buen entendimiento con los mismos se transforma en un factor que cambia la vida interna, lo que vibra dentro de uno y le da sentido a cada día.

Recapitulando (TL;DR):
– Discutir o debatir =  Contender.
– Intercambiar = Compartir => GRATITUD.
– Respeto y Afecto, bases de cualquier intercambio.
–  “What you keep to yourself you lose, what you give away, you keep forever.” (Axel Munthe)
–  Importa más el vínculo con los demás que quién “tiene la razón”.

Gracias por leerme.

Saludos,
Nekrocow

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Para pensar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Lo que retienes sólo para ti lo pierdes, lo que das, es tuyo por siempre

  1. Onid dijo:

    Muy bueno Nekro. Hay que tirar las cartas sobre la mesa para que todos las vean, y ver si pueden con ellas mejorar su propio maso, y nosotros el nuestro con las de los demás. Y al final…todos salen ganando.
    Saludos

    • Nekrocow dijo:

      Muy buena la imagen del mazo. Me hiciste pensar en las figuritas coleccionables: Una vez que tenés la que necesitás y podés dar esa misma figura que has sabido acumular, la vas intercambiando por otras que te falten para completar el album. Pero a diferencia de los álbumes físicos, en lo mental siempre tenemos algo para ofrecer que el otro no tenga y vice versa.

      “Lo que acontece y lo que aconteció siempre en todos los momentos cruciales de la historia humana, es que el hombre no logra encontrarse a sí mismo, y, mucho menos, completar su vida con aquello que le falta. De ahí que se haya llamado al ser humano ente imperfecto, porque requiere perfeccionarse, es decir, llegar a completarse, pues no es más que un fragmento de una figura que es necesario terminar.
      Esto suelen tener todos; sean ricos o pobres, bellos o feos. Unos tienen lo que a otros falta, y lo que a unos falta otros lo tienen; y así sucesivamente. Mas el gran asunto reside en que nadie quiere dar a otro lo que tiene, porque pretende que lo que tiene es mejor que lo que a él le falta y otro tiene. Es en este verdadero laberinto de cotizaciones de los fragmentos humanos donde se encuentra la causa mayor de todas las disensiones, y, a la vez, de donde parte la equivocada posición de todos los seres, sin excepción, la que podría definirse con una sola palabra: incomprensión.

      “(…) cada uno ha de buscar los fragmentos de vida que ha perdido mientras permaneció sumergido en la inconsciencia, ignorando las supremas ventajas del conocimiento; recobrarlos para sí, y, luego, ampliar la vida con el propósito de brindarla a los demás o disponerla en ayuda del semejante, a fin de que éste, a su vez, pueda encontrar la que le falta y sentir la integridad de la misma en su acepción más amplia.”

      (De la Sabiduría Logosófica)

  2. Primero voy a comentarles que vivo en un ambiente donde hay aproximadamente una discusión apocalíptica con gritos, lagrimas e insultos cada dos horas. Por algún tipo de trauma o no, no me gustan las discusiones. Por otro lado, tengo un novio al que le encanta discutir, cuando puede generar controversia en una conversación, no pierde la oportunidad. Sin embargo hace 4 años y pico que estamos de novios y somos super felices juntos, si, cada tanto tenemos esas peleas que mas de una vez pensamos en cortar, pero créanme, no tienen ninguna estructura autosustentable ni teórica y empíricamente.
    Asimismo, no me gusta intercambiar ideas ni conversar cuando no se sigue una estructura lógica en la argumentación o exposición de los pensamientos/ideas. Cuando me encuentro en el medio de una discusión o intercambio de esas características, simplemente escucho por cortesía, pero pierdo totalmente el interés.
    Otro dato a tener en cuenta es que soy solipcista. Simplemente, desde ese punto de vista, no tiene sentido discutir ya que, después de todo, la realidad se va a basar en lo que yo interprete de ella. Por ende, de que sirve quien tiene la verdad? Desde mi punto de vista, hay tantas verdades como se quiera encontrarlas y las mismas pueden verse alteradas por situaciones tan sutiles (el efecto mariposa) que una discusión donde se corren riesgos de salir lastimado, terminar una armoniosa relación, sentir dolor de cabeza por la resaca de las lagrimas… Prefiero escuchar lo que los demás tengan para expresar y abrir la boca si siento que estaré haciendo un aporte realmente significativo o si siento que el otro espera mi punto de vista, porque no siempre es asi, hay mucha gente que impone en vez de opinar y se rodea de gente no porque valore su opinión, sino porque necesita atención y aprobación, aun sea por medios violentos.
    Ultimo detalle, solamente estoy dispuesta a generar discusiones que se que son inminentes cuando siento que hay ciertas cosas que es necesario decirlas para evitar males peores: como cuando vemos que un amigo se esta metiendo en cualquiera, que las cosas pueden terminal mal para el.
    Gracias por compartir!

    ConejitoLunatico

    • Nekrocow dijo:

      Lo ideal siempre es el intercambio ameno, pero éste es imposible cuando las mentes que participan no están serenas. En situaciones extremas hay que tener un pensamiento listo para poder solucionar con diligencia, para evitar males mayores.

      Gracias por tu aporte.

  3. Intercambiar opiniones es el ideal, el “deber ser” si se me permite robar el concepto, pero la verdad es que nuestra sociedad considera, de cierta manera despectiva, tibieza intelectual el echo de no defender una posición a capa y espada, tanto en el ámbito más básico como en las altas esferas intelectuales (o intelectualoides que sería más preciso la mayoría de las veces). Sin embargo, no sería bueno olvidar el hecho de que somos criaturas pasionales, poseedores de los cuatro humores hipocrátricos (cinco si leemos a Galeno) que nos mueven y dirigen, y por tanto es casi imposible alcanzar ese apathos estoico que nos permitiría encarar un intercambio y no convertirla en discusión.
    Personalmente considero la discusión un ejercicio mental, el debate me apasiona, porque si bien el intercambio sería el pilates intelectual, el debate, la discusión serían una super rutina de pesas, un entrenamiento de boxeo, no es mejor, no es más elevado, pero sin duda es más estimulante. Desgraciadamente, para ese ejercicio se necesita gente con la suficiente madurez como para acompañar y disfrutar ese ejercicio en lugar de sentirse agredido, denigrado, violentado, etc.
    Como en todos los aspectos de la vida, sin duda es ideal la moderación, pero más grandes amistades se han forjado en la fragua del conflicto, en el calor de la batalla que en la tibieza de una mesa de bar.
    Así, al menos, ha sido para mi.

  4. LaUl dijo:

    Que importante es escuchar, que imprescindible es construir discursos propios y conciliadores para dialogar… que importante es el respeto hacia la oportunidad de debatir, para mi es un sinónimo de crecer y aprender escuchándose a si mismo y a los demás.

    Bienvenido sea este espacio.

    • Nekrocow dijo:

      Escuchar, construir lo propio, conciliar, respetar, crecer, aprender. Es todo un desafío hoy en día, y que importante es poder afrontarlo.

      Gracias por tus palabras.

  5. luter1982 dijo:

    “Vamos a construir una ciudad en las palabras” dijo Sócrates – Platón. Así como hay libros que son clásicos porque plantean viejos problemas de un modo nuevo y original, o porque formulan, directamente, nuevos problemas, las conversaciones entre personas forman, en conjunto, un centenar o más de páginas, a las que más o menos, frecuentemente o no, se regresa, como se vuelve a los tomos que uno leía cuando era más chico, esperando encontrar una nueva forma de resolver los rompecabezas existenciales.

    Dialogar o debatir, así, para mí al menos, no tiene tanto que ver con encontrar la verdad, sino más bien con encontrar ‘otras verdades’ – perspectivas, ideas, posturas, eventos desconocidos -.

    Si, al fin y al cabo, se intenta uno imponer por la razón, para qué hablar. Dejemos a las estadísticas y fórmulas que enuncien su realidad y a dormir.

    Después está, claro, la cuestión emocional, ciertas nociones con las que uno guarda cercanía por la formación, la biografía y la estética. Pero con ciertas advertencias – yo me enojo bastante cuando se ronda por esos lugares – todo puede andar. Como aclarar, una y otra vez, que se ataca al argumento no a la persona. O pedir que se pase de tema. Al fin y al cabo, uno está allí por las personas con las que habla.

    De ahí en más el procedimiento fluye :).

    • Nekrocow dijo:

      Me sucede también algo como lo que mencionás en el último párrafo. En ciertas circunstancias los pensamientos me quitan las riendas y alguna emoción de dudosa utilidad me toma. Nada hay más enriquecedor que poder observar las causas de lo que no nos gusta y poder así aprender a pasar por donde sea, sin que las situaciones que vivamos nos perturben.

      Que bueno es lograr que nuestros mejores pensamientos sean los que siempre acompañen nuestras actitudes.

      ¡Gracias por tu aporte!

  6. nikorasu7 dijo:

    Muy buena entrada nekro! Hace algunos años yo era una persona que discutía mucho, a veces teniendo razón, a veces creyendo tener la razón, y con el paso de los años me di cuenta la poca tolerancia que hay al momento de discutir con alguien, el mismo nerviosismo y enojo nos priva de buscar una solución correcta, o que al menos conforme a ambas partes. Se tiende a imponer la propia idea en vez de pensar que quizás el otro tenga razón o los dos estemos equivocados,¿por que no?. En fin, ahora la experiencia me ha enseñado a contar hasta 10 cuando se da una situación así,calmarme, y calmar a la otra persona para llegar a buen puerto. Cuando tenga un tiempito sigo leyendo las demás entradas, un abrazo.

    • Coincido Nikorasu7,

      El debatir o discutir nos cierra la razón, porque tenemos que imponer la idea propia, como es una contienda, si no gana nuestra idea, perdemos.

      Cuando intercambiamos como propone nekrocow en este post podemos librarnos de egos, es un intercambio de puntos de vista.

      Me gustó la propuesta de este artículo.

      Vicente Campos

  7. Nicolas Pastori dijo:

    Muy bueno amigo. Estoy de acuerdo, pienso igual. Creo q lo principal es la pasciencia y charlar para conocerse. Muchos esperan ser aceptados siempre y bueno, ya vemos como es el humano.le gusta conseguir lo q busca.

  8. Ale dijo:

    Muy buena reflexión manu! Pero es bastante complicado intercambiar ideas… la gente está muy encasillada en sus ideas. Ojalá todos puedan leer tu artículo para ver si les abre un poco la mente! Abrazo y seguí así!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s